¿Cuándo es el momento de cambiar de trabajo? II - Estefanía Borreguero Psicóloga -

lunes, febrero 08, 2016

Buenos días a tod@s!


En el post anterior nos planteamos qué hacer y cómo gestionar si tuviéramos la necesidad de cambiar de trabajo por diferentes motivos, aunque el principal es por ganar más. En el post de hoy estamos bajo el supuesto de:”estoy muy bien en mi puesto de trabajo, con mis compañer@s, jefes, sueldo, etc. Pero otra empresa me ofrece un mejor puesto, ¿Qué hago?. En resumidas si nos ofertan promocionar pero en otra empresa.


Si bien es verdad que esta circunstancia se puede dar por varios motivos, pero los más comunes es que dentro de la empresa que estamos son varios socios y se separa, pero uno de ellos te hace una propuesta de ascenso y te quiere llevar a su otra empresa, con mejores condiciones, y otra de las circunstancias puede ser que ya hemos trabajado para esa persona en otra empresa, ahora te vuelve a contactar aunque no para la misma empresa.


En ambos casos, es un chollo y no solo a nivel empresarial sino también personal, pues tu trabajo es tan excelente que quieren contar contigo, las cuestiones a tener en cuenta en este caso,
  • No variará la oferta laboral que en un principio nos ofrecían. Siempre es bueno algún tipo de acuerdo antes de saltar a la nueva empresa, no vaya ser que nos vendan gato por liebre.

  • Que nuestra calidad de vida siga igual o a mejor (conciliación vida familiar con la profesional). Se sabe que un cargo mayor, conlleva mayor responsabilidad pero ello no quita de ser consciente que las jornadas laborales son de 8 y no de 12.

  • Que el sueldo sea superior, aunque aquí lo que premiamos a priori es avanzar laboralmente hablando, también es importante que ese avance esté acompañado de una mayor retribución.


  • Tener en cuenta si cumpliremos con las expectativas puestas en nosotros. Quizás si no hemos logrado conseguir un ascenso dentro de la empresa en la que estamos, también puede ser que nos falte madurar a nivel empresarial.

  • De vital importancia tener presente como dejar las puertas abiertas al puesto de trabajo que vamos abandonar.

A ello debemos sumarle como siempre valorar si el cambio vale la pena, pues quizás sea nuestro puesto deseado, pero quizás no sea el momento, bien porque a nivel familiar hay cambios (separación, fallecimiento, país en crisis...), cuando hay cambios a nivel personal y profesional lidiar con los dos, por mucho que uno sea deseado es complicado. Por último tomar en cuenta las condiciones del puesto actual al nuevo puesto, pues si es similar habrá que valorar mucho si vale la pena el cambio de empresa, pues para ello tendría que ser que es el puesto deseado.


Dicho esto, animo a no estar estáticos en las empresas, pero sí ser prudentes con los cambios “a mejor”.  

Para finalizar, ¿alguno ha tenido la suerte de poder promocionar en circunstancias que hemos expuesto? o quizás en otras, ¿Como lo gestionaron? Compartan su experiencia, pues nos enriquecemos y ayuda a ver un abanico de posibilidades para poder actuar en circunstancias similares.
Que tengan un gran día.

You Might Also Like

13 comentarios

  1. He tenido la suerte de que cuando he cambiado de trabajo, la mayoría de las veces ha sido para mejor y para mi lo más importante en este momento es poder tener el mayor tiempo para disfrutar de mi familia.
    Besitos, Emi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emilia por compartir tu experiencia, como bien dices lo importante es que el cambio sea para poder tener tiempo y disfrutar con la familia, sino de poco serviría ese cambio.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. ¡Hola guapas!
    Desde que hace ya años empecé a trabajar sólo me ha pasado en una ocasión, pero hice una lista de pros y de contras para valorar la decisión de cambiar de trabajo o no. El handicap que tuve era que era fuera, vamos el trabajo estaba en Italia, y por aquel entonces tenía pareja, estaba realizando otros estudios para ampliar mis conocimientos a la par que trabajaba, en la empresa que estaba no tenía queja... y no me hacía mucha gracia irme tan lejos de mi familia, porque por aquel entonces la tenía a unos 150 kms y ya eran demasiados para mi.. Pero dejando el tema emocional, y como bien dices.. querían darme gato por liebre. Vamos que sí hubiese quizás avanzado profesionalmente, sí ganaba más.. pero las condiciones laborales tema horas.. ¡Era una auténtica explotación! Es decir, no hubiese tenido tiempo material de visitar a mi familia por ejemplo. Así que, me apliqué lo de "es mejor malo conocido, que bueno por conocer! y desestimé la oferta.
    Es bueno, y que conste que no es peloteo, que abordéis estos temas, porque a veces nos lanzamos a la piscina y no valoramos que muchas veces nadar en aguas más calmadas es menos emocionante pero más seguro. Claro está, que si la piscina te permite evolucionar en todos los sentidos, debemos tirarnos en bomba si es necesario. Al igual que hay gente que no se atreve y enseñarles qué y cómo valorar las cosas puede ayudarles y mucho. (perdón creo que se me ha ido la olla con la metáfora).
    Sin duda...¡Genial post chicas!
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja me encanta tus aportaciones, además de divertidas e interesantes, enriquecen aún más al post! Siempre analizar los pros y los contras es bueno, y más si no es tan claro, porque si lo fuera como bien dices todos nos tiraríamos a la piscina de cabeza, en bomba, y todas las maneras posibles. Muchas gracias por tu valoración al post!

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Jajajajaja Tengo un pequeño problema, como bien sabe Lidia..a veces "no filtro", así que voy escribiendo tal cual lo diría hablando, y a veces la lío parda. Jajaja
      Ya sé que lo podría borrar, pero mira... no va conmigo lo de "borrar" ;)
      Ah! Y gracias por tus palabras cielo (se nota que Lidia te ha hablado de mi vilculación con la mafia, otra que me alegra la vista con buenas palabras jajaja)
      Vale sí.... pongo publicar y me aparto del teclado un rato
      ¡Besos!

      Eliminar
  3. El post es muy interesante!

    Yo he cambiado recientemente de trabajo y puedo decir que me está aportando mucha experiencia positiva! Al cambiar de trabajo valoré la oferta y las ventajas que tenía. Es una suerte poder cambiar de trabajo y hacer lo que realmente te gusta!

    Un besote! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación Carolina, es genial que a la vez que te valió la pena cambiar de trabajo, te haya aportado crecimiento, bien sea personal como profesional, te felicito!

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Gracias por los consejos, por el momento no he cambiado de trabajo para otra empresa, pero sí hay que pensar muy bien las cosas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación Isabel!Me alegro que te aporten los consejos del post y los comentarios que dejan en el, para si en un futuro te vieras en la situación.

      Saludos

      Eliminar
  5. Cuando leí el título me vino a la mente esos momentos en los que estás mal en el trabajo y necesitas cambiar de empresa ya... que también se dan muchos casos! En el tema que expones, creo que hay que tener en cuenta todo lo que dices, y si bien no hay que tener miedo a dar el salto, hay que ser precavidos y no lamentar luego las decisiones tomadas en "caliente". Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación María, me alegro que te haya aportado en positivo el post, las circunstancias que comentas también se habló en un anterior post, te facilito el enlace por si no pudiste ver. http://www.nosinmisgafasdesol.com/2016/01/cuando-es-el-momento-de-cambiar-de.html

      Eliminar
  6. La verdad es que ahora quizás no están las cosas para andar cambiando, pero en mis tiempos "mozos" cuando sobraba el trabajo en mi sector, yo cambiaba cuando el trabajo que hacía ya no me llenaba, no me hacía feliz o lo detestaba. Es decir, cuando ya no estaba agusto, o cuando tenía mal rollo con jefes o compañeros, prefería dejarlo que amargarme. Ahora tengo mi propio negocio y me libro de esas cosas, pero de seguir trabajando por cuenta ajena, llevaría mal no poder cambiar y estar a disgusto ejje..y creo que hoy no sobra como para estar cambiando. La verdad es que nunca cambié por tema económico, y eso que vivía sola y necesitaba la pasta, pero por entonces, yo solo pensaba en estar a gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aportación, la verdad que si, no está el horno para bollos!, y es excelente tu caso, porque la verdad que cuando uno plantea cambiar de trabajo, la cuestión monetaria es importante pero no la primordial,por último felicitarte por ser una persona emprendedora, te deseo una buena trayectoria profesional!

      Saludos

      Eliminar

Los comentarios alimentan al blog, gracias por dejar el tuyo. No serán publicados comentarios que contengan enlaces. Gracias!