Efecto Techo de Cristal - Estefanía Borreguero Psicóloga -

lunes, febrero 22, 2016



Buenos días a tod@s!


Siguiendo la tónica del ascensos, promociones y cambios de trabajo, hoy nos quedamos en la empresa creyendo que estamos creciendo dentro de ella, que cada acto llevado a cabo, nos hace subir en la pirámide jerárquica, pero sin embargo nos damos cuenta que en cierto momento es como si estuviéramos estancados en ese intento de seguir creciendo dentro de la empresa, por algún motivo, da igual cuantas acciones hagamos que seguimos en el mismo punto, hoy hablaremos de efecto “techo de cristal


El efecto “techo de cristal” es el impedimento que encontramos en una empresa, cuando vamos ascendiendo a nivel laboral, pero no podemos llegar hasta lo más alto de la jerarquía, se llama “techo de cristal”, porque ese impedimento es invisible, no existe ningún motivo real y de peso para que esto suceda.

Este término está recogido para describir el impedimento y obstáculos que se pone concretamente a las mujeres para poder crecer dentro del mercado laboral, el cual representa la mitad de la población, pero aún hoy es muy pequeño el porcentaje de mujeres que representan cargos directivos en empresas de la índole que sea.



Por triste que parezca, esto no es más que el resultado de una sociedad sexista, prolongado en el tiempo, donde la mujer se le da más capacidad a la hora de gestionar una casa que una empresa y los hombres al revés, al fin y al cabo son estereotipos que se han creado, que hay que romper para el crecimiento de la mujer dentro del mercado laboral. 



Este último concepto es muy valorado por las empresas, pues las mujeres siguen ostentando el puesto de trabajadoras del hogar y cuidadora de la familia, por lo que sí tenemos que dar un puesto directivo, se lo daremos antes a una persona que le sea más sencillo conciliar su vida personal con la profesional, es decir, que no tenga que hacer muchos malabares para poder llegar a una reunión imprevista, por ejemplo, cuando solo el hecho de gestionar una casa da muchas más competencias aquel que lo desempeña frente al que no.



¿Conocías este término?, ¿has vivido o conoces de alguien que vivió estas circunstancias?, ¿cómo solventaron la situación con la empresa?


You Might Also Like

9 comentarios

  1. Para las mujeres es algo casi normal, aunque parece que las cosas van cambiando muy lentamente.
    Feliz semana, besitos, Emi

    ResponderEliminar
  2. Que buen artículo. La verdad es que aveces no ponemos vetas donde no las hay, nos anulamos a nosotras mismas pensando que no podemos pero en realidad mostrando las actitudes que tengamos podemos llegar a todo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Una nunca de acuesta sin saber algo nuevo :)
    me encantan estos post! Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Esto lo estudiamos varias veces a lo largo de la carrera...un buen post guapa! Un besito!
    TidyHeels❀

    ResponderEliminar
  5. La verdad no conocía este término ni me a tocado ver una situación de estas de cerca, pero es interesante saberlo. Un beso

    ResponderEliminar
  6. No sabía que existía este término para estas cosas. La verdad que estoy muy decepcionada con todo esto del tema laboral. En mi empresa la mayoría de altos cargos son de mujeres, pero veo demasiados favoritismos hacia los hombres antes que a las mujeres a la hora de trabajar y ayudar.
    Y eso frustra.
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola guapas!
    La verdad que desgraciadamente sí conocía de su existencia pero para nada sabía que se llamaba así.
    Es lamentable que ya en pleno siglo XXI las mujeres aún nos encontremos con esas barreras absurdas y sexistas.
    Por suerte no he vivido nada de eso, pero sí que conozco a una amiga que al final decidió dejar el trabajo en el que estaba por este motivo. No le daban la oportunidad de ascender y se lo argumentaron, sin cortarse ni un pelo, con lo de "es que tú quieres tener niños". ¿Perdooonaaaaa? (Cuando me lo dijo me quedé anonadada).
    En fin, luego ciertas empresas presumiran de "ir de modernas" pero a la hora de la verdad, las mujeres aún nos topamos con esos muros absurdos, o mejor dicho, ahora que conozco el término, con esos techos de cristal.
    Como siempre, genial artículo.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. No sabía que se llamaba así, pero es una situación bien conocida en cualquier empresa, en las que las mujeres rara vez tienen acceso a puestos de importancia, y si lo tienen les cuesta Dios y ayuda tener que estar siempre demostrando que son perfectamente capaces de estar ahí. Y a veces es aún peor porque la pugna no está entre hombres y mujeres, sino entre las mismas mujeres, que se ponen zancadillas unas a otras para impedir que promocionen. Aunque sea de cristal, es un obstáculo difícil de superar todavía. Estupendo artículo, y un beso grande!

    ResponderEliminar
  9. Suele pasar.Pero nosotros valemos mucho mas.Gracias por el articulo

    ResponderEliminar

Los comentarios alimentan al blog, gracias por dejar el tuyo. No serán publicados comentarios que contengan enlaces. Gracias!