La felicidad en el trabajo

viernes, septiembre 30, 2016



Buenos días !!! Cómo les trató el verano? Yo no me quejo, tome un tiempito para descansar del blog, porque después de ciertos cambios en mi vida, me lo pedía el cuerpo, aparte de tener una excelente amiga que me lo sugirió, a la cual colaboro.

Hemos hablado de tantas cosas para conseguir el empleo deseado, para formarnos para ello, para cambiar de trabajo si fuera necesario, pero qué pasa con nuestra felicidad, donde la dejamos en todo este proceso. Pues bien hoy quiero compartir con ustedes un artículo sobre ello. Aquí hablaremos de manera breve sobre lo relacionado con el trabajo, ya que el artículo también comenta sobre la felicidad.

FELICIDAD EN EL TRABAJO

Uno de los principales objetivos de la psicología del trabajo y de las organizaciones es promover tanto el bienestar como el rendimiento de los empleados.

FELICIDAD Y TRABAJO

El ser humano ha tendido siempre a perseguir la felicidad como una meta o un fin. Según Duró (2009) trabajamos 56.000 horas y vivimos unas 700.000. Por tanto la felicidad en el trabajo es uno de los temas que más interesan en la actualidad, y de los más buscados en google, por ejemplo, pero esto indica que muy probablemente exista una profunda tristeza laboral.
De hecho, los analisis de la Organizacion Mundial de la Salud estiman que para el año 2020 la derepesión será la segunda causa ed la inhabilidad laboral, y señalan que en la actualidad el 22% de la fuerza laboral en Europa (casi 40 millones de trabajadores) son victimas del estrés debido al trabajo.
Por ello para entender mejor la relación trabajo-felicidad es necesario encontrarnos con el mundo de la psicología positiva y que a través de la filosofía clásica podemos sacar dos ideas claras:
1.- La felicidad es consecuencia de poseer los bienes que se aman.
2.- La persona se convierte en aquello que ama.

El ser humano aspira a muchos bienes, pero siempre hay uno que se considera el mas importante, es como seguir el orden máximo de la pirámide de Maslow, la cual nos habla de las necesidades tanto básicas, como la autorrealización. En este sentido, cada persona tiene la felicidad que desea y se convierte en la persona que quiere ser.



LA INFLUENCIA DE LOS SENTIMIENTOS EN EL ÁMBITO ORGANIZATIVO

Las emociones positivas no solamente pueden transformar a los individuos, sino que pueden actuar también a nivel organizativo. Varios autores afirman que las emociones positivas individuales pueden contribuir a la transformación de las organizaciones y de las comunidades, dado que las emociones tienen resonancia interpersonal, es decir,  genero una emoción positiva, esta hace que se accione en cadena, a cada persona que me rodea, a nivel corporativo, pues a toda la plantilla.
De hecho, tal como indican Páez, Campos y Bilbao (2008), existen por lo menos cinco estudios que muestran que hablar y compartir con otros una vivencia positiva refuerza la felicidad, más allá del impacto del hecho mismo.

EL COMPORTAMIENTO ORGANIZATIVO POSITIVO, TEMA DE LA PSICOLOGÍA POSITIVA.

Vinculada a la rama de la Psicología Positiva, es el Comportamiento Organizativo Positivo en el trabajo, tal como indica el fundador de la teoría, Fred Luthans (2002), representa “el estudio y la aplicación de las fuerzas de los recursos humanos y de sus capacidades psicológicas positivas que pueden ser evaluadas, desarrolladas y gestionadas de manera eficaz para la mejora del rendimiento del trabajador”. El comportamiento organizativo está basado en cinco fuerzas:
  • Autoeficacia, según Bandura(1997)- citado por Salanova(2008) esta es la creencia de las propias capacidades para organizar y ejecutar los cursos de acción requeridos que producirán determinados logros o resultados. La autoeficacia es una fuera humana primaria con un enorme potencial para influir positivamente en la gestión empresarial, ya que puede conducir a:
Elegir positivamente.
Motivar y esforzarse.
Ser perseverante.
Pensar positivamente.
Resistir al estrés.
  • Esperanza: estado motivacional positivo que se materializa en la fuerza de voluntad para alcanzar metas y planificar la forma de lograrlas.
  • Optimismo: actitud que induce a las personas a confiar en que todo lo que ocurre es bueno y positivo. No obstante depende de cada quien considere lo que es deseable para si. A este respecto, Luthans (2002) cita una encuesta de Metlife, una aseguradora americana, que demuestra que los agentes considerados más optimistas, a lo largo de los dos años han conseguido vender un 37% más de pólizas de seguros que los agentes que habían sido clasificado como pesimistas.
  • Felicidad o bienestar individual: Luthans (2002) afirma que varias investigaciones meta-analíticas demuestran que las personas que están satisfechas con sus vidas tienden a estar satisfechas también con su trabajo.
  • Inteligencia Emocional: capacidad para reconocer nuestras propias emociones y las emociones de los demás. Según Luthans (2002), la inteligencia emocional aplicada al trabajo es útil para la creación de una red de relaciones que se puede utilizar en los momentos de dificultad.

Salanova(2008), observa que los rápidos cambios en la sociedad determina también un cambio rápido en las organizaciones. A su vez, cambios en los puestos de trabajo, pudiendo influir positiva o negativamente en la seguridad, la salud y el bienestar de los empleados. De manera que, si no se gestionan bien estos cambios, a la larga puede dar lugar a la aparición de organizaciones “enfermas” que se caracterizan por su incapacidad de adaptarse al entorno. Si no existen factores facilitadores promovidos por las organizaciones, las acciones positivas individuales sirven de poco.


EL COMPORTAMIENTO ORGANIZATIVO POSITIVO Y EL RENDIMIENTO LABORAL.

Las investigaciones meta-analíticas de  Luthans y Youssef (junio 2007) han mostrado que el Comportamiento Organizativo Positivo puede aportar un 4% y un 15% a la variación de los rendimientos laborales. Además, los autores calcularon el impacto económico de sus resultados. Los comportamientos positivos de los trabajadores, unidos a los comportamientos positivos de las organizaciones, tienen un impacto positivo y substancial tanto en el rendimiento individual y organizativo como en otros resultados empresariales.
Otros estudios empíricos, Wright y Cropanzano (2004), que demuestran que la Felicidad/Psicología del Bienestar, explica hasta el 25% de la variación de los resultados de los trabajadores. Los autores señalan que cuanto más alto es el nivel de felicidad y emociones positivas de los trabajadores, más fuerte es el vínculo entre la satisfacción en el trabajo, la ejecución y los resultados.

Como conclusión podríamos decir, que hay varias variables importantes para desempeñar de manera efectiva nuestro trabajo, que desde el punto de vista de la Psicología Positiva, estas actitudes la podemos expandir al resto de nuestro entorno organizativo, pero lo mas importante es que si la empresa en la que estamos, no busca vías para que se pueda llevar a cabo al 100% estas actitudes, si no genera confianza y estabilidad al trabajador, se quedará en agua de borrasca la mejor de las actitudes. Pero si por contra, el trabajador encuentra ese apoyo corporativo, no solo habrá ganancia para este, sino a nivel organizativo, pues evidentemente, habrá un mejor rendimiento en aquellas empresas donde hay buena actitud del trabajador al jefe y viceversa.

¿qué opinan ustedes? ¿han estado en empresas donde promueven estas actitudes?, Sea que
sí o que no, ¿cómo se sentían en ella?.


Espero que les haya aportado mi granito de arena.


Haznos llegar tus inquietudes laborales, preguntas, dudas, temas que te gustaría se abordasen en posteriores post en los comentarios de este post. 


You Might Also Like

3 comentarios

  1. ¡Hola guapas!
    Que gusto leerte de nuevo por aquí Estefanía. Se te ha echado de menos ^_^
    La verdad es que el tema que abordas en este post es de suma importancia, puesto que soy de las que piensa que tenemos que trabajar para vivir y no vivir para trabajar, y un aspecto muy importante, o que al menos yo tengo muy en cuenta a la hora de hacerlo es la felicidad. Vamos, trabajar en algo que te llene, te motive, etc.., a pesar que a priori no sea el "trabajo de tus sueños".
    Por suerte o por desgracia me he encontrado a lo largo de mi vida laboral en diferentes situaciones. Y digo por suerte o por desgracia, porque al final, soy de esas personas que considera que de lo malo, también se aprende.
    Empresas que para ellos eras un simple trabajador, que debías cumplir tus horarios e incluso dar más de sí, sin rechistar, y otros que por lo contrario, aunque el trabajo tiene que hacerse, te daban la "libertad", apoyo, etc, los cuales al final te ayudan a sentirte realizado como persona. Vamos, esos jefes que a parte de ser unos jefes son unos compañeros, que por suerte, en el trabajo que desempeño ahora estoy viviendo esta segunda situación.
    En mi caso actual, cuando me ofrecieron el trabajo, me dieron las llaves de mi despacho y simplemente me dijeron, "haz que este despacho sea tuyo". Sin más. Vamos, me guiaron cuando tuve dudas, pero me dieron la total libertad de gestionarme y gestionar todo el trabajo que debía hacer a mi manera. Y la verdad, con mis aciertos y errores, he aprendido sobre un campo que desconocía totalmente (la administración, contabilidad etc, partiendo de que soy fisioterapeuta, como comprenderéis no se le asemeja en nada) y puedo decir que soy feliz con el trabajo que tengo. Aunque eso sí, mis sueños siguen ahí, y aunque espero cumplirlos, sé que en el camino que me encuentro voy bien.
    No sé si em he desviado un poco del tema, porque a efectos teóricos, me siento incapaz de añadir más de lo que ha dicho Estefanía, y ya sabéis que, cuando me pongo a escribir lo hago sin filtros y a veces me desvío del tema jajajaa Sorry.
    Como siempre, un placer inmenso visitar Nosinmisgafasdesol y leerte a ti Estefanía.
    Un beso preciosas.

    ResponderEliminar
  2. un aplauso por el post, cariño!!! te digo una cosas, las empresas, todas, deberían tener psicólogos disponibles para poder estar bien mientras se trabaja. Desde mi experiencia te digo que a veces odias el trabajo por ciertas circunstancias y que eso se nota en el rendimiento. Sólo tienes que ir a una tienda con las dependientas con caras de sapos por la amargura...no te atienden bien!! cosa que se puede solucionar.

    un beso enorme cariño

    ResponderEliminar
  3. En los tiempos que corren y tal y como están las leyes en materia laboral, la infelicidad y la insatisfacción en el trabajo es cada vez más habitual. Hay muchos empleados (afortunadamente no todos) que no se implican en el trabajo porque son "maltratados", menospreciados y obligados a sacar adelante una producción mayor con menos remuneración, les frenan en sus aspiraciones de prosperar en la empresa o les toca desempeñar tareas para las que no están preparados. Como digo, no es que sea algo generalizado, pero cada vez es más frecuente encontrarte con gente que no habla de su trabajo con ilusión, porque están desanimados. Todo eso se solucionaría si desde las empresas empezaran a valorar a sus equipos y a motivarlos: los resultados mejorarían notablemente. Excelente post, Estefanía. Es estupendo tenerte de vuelta. Y un beso para las dos!

    ResponderEliminar

Los comentarios alimentan al blog, gracias por dejar el tuyo. No serán publicados comentarios que contengan enlaces. Gracias!